Los precios de las materias primas agrícolas están de dulce

La subida de precios de las materias primas agrícolas (café, azúcar, trigo, etc) a comienzos de año, hizo temer que repercutiera en los precios de los alimentos, si esta tendencia se prolongara. Afortunadamente, parece que, en los últimos meses, su precio se ha desvinculado del de las materias primas mineras (oro, plata, platino, etc). De hecho, los datos de los últimos siete trimestres indican que, en realidad, el precio de muchas materias primas agrícolas ha caído, como muestra el gráfico que aparece a continuación.

Slide1

Los precios del café están ahora en un mínimo de cinco meses, después de que se haya disipado el temor de que escasease el café en Brasil. La oferta de azúcar ha aumentado con respecto al año pasado, mientras los precios del trigo también han descendido debido a una cosecha más abundante.

Para observar el efecto conjunto de estas oscilaciones de los precios de las materias primas agrícolas y cómo pueden trasladarse a la inflación en Reino Unido, he construido un simple índice de tarta, enfrentando los datos de Precios Globales de Materias Primas con algunas recetas básicas del sitio web BBC Good Food. Teniendo en cuenta que las tartas y los pasteles son dos de los elementos representativos que se incluyen en la cesta de productos del IPC de 2014 – y que alimentos y bebidas componen el 11,2% del IPC general – si combinamos de esta forma las materias primas podemos hacernos una idea de cómo podrían afectar estas oscilaciones de precio al consumidor medio en el futuro.

El gráfico que aparece más abajo muestra los resultados del índice de tarta, en el que aparecen las oscilaciones de precio de varios ingredientes del pastel (desde octubre de 2012) frente al IPC de Reino Unido (yoy %). Lo interesante es que, en los últimos siete trimestres, todos los índices de tarta han experimentado una tendencia a la baja general. Los bizcochos y los scones simples tienen un precio especialmente bueno desde hace meses, debido a la alta proporción de trigo que contienen sus recetas. No es extraño que la tarta de manzana resulte la más barata, debido a la caída en el precio de su ingrediente clave (el precio de las manzanas ha caído un 4% YTD), mientras el pastel de café presenta un efecto similar, aunque menos pronunciado. La buena noticia – especialmente para los amantes del pastel de chocolate – es que, a pesar de que el cacao no ha dejado de subir, el precio del resto de los componentes de la tarta, como el azúcar, el trigo y el aceite de palma (utilizado en lugar de mantequilla) han caído lo suficiente para compensarlo, por lo que la tarta de chocolate es más barata desde hace unos meses.

Slide2

A pesar del aumento del IPC de junio hasta el 1,9% yoy, debido a la distancia entre los precios de las materias primas mineras y su nivel general de precio, es posible que, en los próximos meses, los precios de las tartas y de los alimentos que componen el IPC se vean afectados por la deflación. Por lo tanto, aunque no se sabe a ciencia cierta quién fue el primero en exclamar aquello de “¡que coman pasteles!”, puede que no estuviera tan descaminado. Personalmente, recomendaría los scones, ya que están relativamente baratos.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

Categorizado como: países inflación

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *