¿Está China realmente creciendo a un ritmo del 7,5%? El “índice Li Keqiang” de Citigroup lo desmiente.

Uno puede pensar lo que quiera sobre el portal de filtraciones WikiLeaks y su controvertido fundador Julian Assange, pero junto a la publicación de secretos militares que tanta notoriedad le ha proporcionado, la organización ha destapado varias indiscreciones sin duda notables.

Una de estas perlas hace referencia a una cena en 2007 en la que Li Keqiang –actual jefe de Estado de China, pero en ese momento líder del partido comunista en la provincia de Liaoning– admitió frente al embajador de Estados Unidos en China que las cifras de PIB de su país eran “fabricadas”, y por ende poco fiables. Asimismo, el Sr. Li comentó que prefería evaluar el progreso económico de su provincia concentrándose solamente en tres datos: consumo eléctrico, volumen de transporte de mercancías por ferrocarril y concesión de préstamos bancarios.

Citigroup le tomó la palabra al Sr. Li y empleó estos tres indicadores económicos para construir el inspirado “índice Li Keqiang”, a fin de medir el estado de salud de la economía china durante su mandato. Efectivamente, el índice (ver cuadro) apunta a un bajón significativo y más pronunciado que el que revela el descenso de las cifras oficiales de PIB de China. Esta tendencia coincide con otros datos de interés para los inversores, como el fuerte abaratamiento de las materias primas; no obstante, debe recordarse que el precio de un activo puede bajar no solo cuando disminuye la demanda, sino también cuando aumenta la oferta, y algunos grandes productores de hierro y de carbón han venido incrementando su suministro.

Hay quienes dudarán de la fiabilidad de los datos subyacentes del índice Li Keqiang, argumentando que sus opiniones acerca de lo que constituye o no un dato fiable ya se hicieron públicas en 2010. Pero con independencia de lo anterior, parece que las distintas fuentes de datos convergen en torno a un argumento que venimos planteando desde hace varios años: China se encamina hacia una desaceleración espectacular que difícilmente terminará bien, especialmente para aquellos países que dependen cada vez más de la solidez económica del gigante asiático y que ahora son muy vulnerables a su debilidad.

Nuevas señales de ralentización del crecimiento en China: el índice ‘Li Keqiang’ de Citi alcanza un nuevo mínimo post-crisis

La ratio inversión/PIB de China se dispara hasta un insostenible 54,4%. Temblad.
Pronóstico del Profesor Michael Pettis para China: crecimiento real del 3-4% de media para la próxima década. En el mejor de los casos.
If China’s economy rebalances and growth slows, as it surely must, then who’s screwed?
Chinese housing market, not so magic – will the dragon run out of puff?

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *