El descenso de la tasa de paro estadounidense podría favorecer a algunos mercados emergentes

El descenso de la tasa de desempleo en Estados Unidos ha reavivado el debate en torno al posible calendario que adoptará la Reserva Federal para endurecer su política monetaria. Aunque las presiones salariales han sido bastante apagadas hasta la fecha, existe un riesgo creciente de que el paro caiga por debajo de la tasa natural (NAIRU, o tasa de desempleo no aceleradora de la inflación), lo que obligaría a la Fed a comenzar a subir los tipos de interés.

En el caso de los mercados emergentes, uno de los principales mecanismos de transmisión es la depreciación de sus divisas frente al dólar. Además, a muchos inversores les preocupa el aumento de los costes de financiación atribuible a la subida de las rentabilidades de los bonos del Tesoro estadounidense. Estas cuestiones son consideraciones importantes para los inversores de mercados emergentes. Pese al reciente aumento de la actividad emisora de bonos denominados en euros (producto de las rentabilidades por cupón más bajas en Europa), la mayor parte de la financiación corporativa externa sigue estando denominada en dólares.

Slide1

No obstante, existe otra modalidad de transmisión de la recuperación estadounidense: las remesas. Las transferencias realizadas por trabajadores residentes en Estados Unidos a sus familias en sus países de origen muestran una elevada correlación con la actividad económica en Estados Unidos, y pueden beneficiar a algunos países de manera desproporcionada. Según puede apreciarse en el gráfico, la tasa de paro de la población hispana de Estados Unidos (un indicador sustitutivo de sus ahorros y remesas) está mejorando a un ritmo incluso mayor que la tasa de la fuerza laboral general del país, que ya de por sí se recupera a un ritmo saludable. En parte, esto obedece a que la población de origen hispano tiene una representación mucho mayor en sectores cíclicos como el de la construcción.

Slide2

Tal como se indica en este reciente informe del FMI, las remesas contribuyen a reducir la volatilidad del crecimiento en los países receptores, y también actúan como un importante mecanismo de protección social: por lo general, los países receptores acusan unos niveles de ingresos y ahorros muy bajos, y la disponibilidad de servicios clave como educación y salud suele ser escasa. Por último, las remesas contribuyen a reducir el déficit por cuenta corriente y los requisitos de financiación externa del país receptor , lo que puede ser muy favorable cuando se contrae el flujo de capitales hacia los mercados emergentes.

Slide3

En suma, las inminentes subidas de tipos de la Fed seguirán siendo un motivo de gran preocupación para muchos mercados emergentes, pero algunos países se verán beneficiados por el fortalecimiento del mercado laboral estadounidense, especialmente aquellos favorecidos por las remesas de empleados residentes en los Estados Unidos.

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *