La mejora del mercado laboral estadounidense es enorme en términos cuantitativos, pero cualitativamente mediocre

La salud del mercado laboral norteamericano es uno de los temas más candentes en el debate sobre si la Reserva Federal subirá o no sus tipos de interés, y tal como muestra el gráfico de sorpresas económicas de Bloomberg, esta área es la única de la economía estadounidense que está superando las expectativas últimamente.

Slide1

Los indicadores del mercado laboral continúan impresionando, y el empleo muestra solidez en base a numerosas medidas: las solicitudes iniciales de prestación por desempleo han caído hasta 282.000 (el mercado estimaba 290.000), su media de cuatro semanas lo ha hecho en 7.750 hasta 297.000, y las solicitudes existentes (es decir, el número de ciudadanos que reciben de forma continuada subsidio de desempleo) ha disminuido en 6.000 personas, hasta los 2,416 millones. El año pasado hablamos en el blog sobre la caída de las peticiones iniciales de prestación por desempleo, y destacamos que el nivel absoluto de esta variable no reflejaba de forma suficiente la fortaleza del mercado laboral, ya que como porcentaje de la población activa estadounidense, dicha estadística había alcanzado su nivel más bajo en varias décadas. Si consideramos este dato como un indicador del flujo de empleo, vale la pena averiguar qué ha ocurrido con las «reservas» de empleo, es decir, el número de personas que continúan recibiendo prestación por paro.

El siguiente gráfico muestra el flujo y las reservas de empleo como porcentaje de la población en edad de trabajar (de 15 a 64 años). Mientras que las solicitudes iniciales de prestación por desempleo han fluctuado en un rango del 0 al 0,5% en los últimos cuarenta años, las solicitudes existentes –como es de esperar– se mueven dentro de un rango mucho más amplio. Lo que sí sorprende es que el porcentaje de solicitudes existentes (del 1,22% a comienzos de año) no ha bajado desde los niveles alcanzados en los años de auge económico a principios del nuevo milenio.

Slide2

En el pasado, los ciclos de solicitudes existentes de subsidio por desempleo han tocado fondo cuando la Fed alcanzaba el punto álgido de sus ciclos de endurecimiento monetario (como ocurrió a finales de los ochenta, a comienzos de este siglo y en 2007). En los últimos años, sin embargo, hemos sido testigos de una ruptura de esta tendencia: una mejora del mercado laboral sin el correspondiente endurecimiento de la política monetaria. Se diría que, históricamente, la Fed ha quedado retrasada respecto a la curva. El nuevo enigma, no obstante, es que el crecimiento del salario horario medio en el primer trimestre de 2000 era del 3,8%, mientras que el actual es de un mero 1,6%. Esta debilidad del crecimiento salarial y los niveles todavía elevados del indicador de paro U6 (que incluye a parados desanimados y a los ciudadanos con empleo a tiempo parcial a quienes les gustaría trabajar en jornada completa) respecto a la cifra de paro general, implican que el hecho de que la Fed todavía no haya subido su tipo de interés de intervención se debe a su preocupación en torno a la calidad de los puestos de trabajo que se están creando, y no solo a su cantidad.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

Categorizado como: países

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *