Outlook General de M&G: Deuda cuasi-soberana de mercados emergentes, por Charles de Quinsonas

Los mercados emergentes están viviendo un año bastante movido. Desarrollos como la caída de los precios del petróleo y de las materias primas, la perspectiva de mayores tipos de interés en Estados Unidos, el escándalo de corrupción en Brasil, y sobre todo la ralentización del crecimiento en China, han contribuido a la incertidumbre en torno al universo emergente. Como es natural, esta incertidumbre ha mermado las rentabilidades de los inversores en deuda tanto local como denominada en divisas fuertes. Por ejemplo, tras protagonizar un considerable rally en octubre, los bonos emergentes en moneda local todavía acumulan una caída cercana al 10% en 2015 (calculado en dólares). Por lo que respecta a los títulos en divisa fuerte, el índice JP Morgan EMBI Global Diversified ha subido cerca de un 3% este año (también en dólares), aunque las rentabilidades muestran una dispersión significativa: los bonos rusos han subido más de un 20%, mientras que los brasileños han sufrido una caída de casi un 10%.

Pero un aspecto más interesante si cabe, y desconocido para muchos inversores, ha sido el crecimiento inadvertido de un segmento bastante peculiar de la renta fija de mercados emergentes: los bonos cuasisoberanos. Estos instrumentos son bonos emitidos por compañías en las que un gobierno tiene una participación mayoritaria. En este sentido, muestran características tanto del universo corporativo como del gubernamental. Su crecimiento en los últimos tiempos ha sido fenomenal: el volumen neto de emisiones pasó de 40.000 millones de dólares en 2005 a más de 180.000 millones en 2014. Además, la clase de activos muestra uno de los ratios de Sharpe más elevados de los mercados emergentes.

En esta edición del Outlook General de M&G, Charles de Quinsonas –gestor adjunto del M&G Emerging Markets Bond Fund– explica en detalle los entresijos de esta clase de activos creciente y las oportunidades que presenta.

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *