La inflación prevista, a su nivel más bajo en tres años – Encuesta M&G YouGov sobre expectativas de inflación del 4º trimestre de 2015

Hace poco publicamos una entrada en el blog sobre el efecto significativo del desplome de los precios de las materias primas –y en particular del petróleo y la energía– sobre las tasas de inflación a nivel global. A lo largo del año, los principales países occidentales han coqueteado con la deflación (y en algunos casos han caído en ella), a pesar del crecimiento económico continuado y la recuperación sostenida de los mercados laborales.

En este contexto, cabe preguntarse si este tipo de deflación de costes (es decir, una caída de los precios debida al abaratamiento de las materias primas, la relajación fiscal o la importación más barata), aparentemente transitoria, podría tener un impacto más duradero sobre las cifras de inflación registradas y esperadas, capaz a su vez de afectar a las decisiones de consumo y de fijación de salarios. Los bancos centrales deberían estar atentos a indicios de «desanclaje» de las previsiones de precios de los consumidores.

Los resultados de la encuesta M&G YouGov sobre expectativas de inflación correspondiente al cuarto trimestre de 2015 muestran que las previsiones del consumidor británico han vuelto a disminuir en horizontes a uno y cinco años. La mediana del indicador de inflación a un año se ha reducido del 1,5% al 1,0%, el nivel más bajo registrado desde el nacimiento de la encuesta. A cinco años, las expectativas han caído 10 puntos básicos, hasta el 2,5%. Por lo demás, nuestro análisis muestra que las expectativas de renta neta en el Reino Unido han mejorado en los últimos meses: un 22% de los consumidores británicos encuestados  anticipan una subida de los salarios en los próximos doce meses.

En Europa, las expectativas de inflación en el cuarto trimestre parecen haberse estabilizado en Alemania, Austria e Italia, pero han disminuido en España y Suiza, los dos únicos países de la región  en haber experimentado seis trimestres consecutivos de inflación cero o negativa. A largo plazo, no obstante, vemos que en todos los países sondeados se anticipan niveles de inflación de como mínimo el 2%, lo cual sugiere que los consumidores europeos siguen confiando en que los bancos centrales lograrán cumplir con sus mandatos de estabilidad de precios.

En Asia, las expectativas de inflación en Singapur han bajado tanto a corto (del 3,1% al 3,0%) como a medio plazo (del 4,5% al 4,0%), dando marcha atrás a la subida registrada el trimestre previo. En cambio, las expectativas en Hong Kong han permanecido inalteradas y considerablemente bien ancladas, con la previsión a cinco años en el 5% por sexto trimestre consecutivo.

El informe completo y los datos de nuestra encuesta correspondiente al cuarto trimestre de 2015 están disponibles aquí.

Nota: el vídeo solamente está disponible en inglés.

 

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *