Mundo de Tipos Negativos (MTN) – un wiki de consecuencias imprevistas

El mundo ya ha visto tipos de interés negativos en el pasado. Suiza los impuso a los extranjeros en los años setenta, a fin de frenar las entradas de capital en el franco. Sin embargo, el actual entorno de tipos negativos está mucho más generalizado: Suiza, Dinamarca, Suecia, Japón y la eurozona han optado por esta medida de política monetaria. Se ha escrito mucho sobre los mecanismos de transmisión de los tipos negativos que desean sus artífices: menores costes de financiación para hogares y compañías, y por lo tanto un aumento de la actividad económica; y un efecto de reequilibrio de cartera en el que los inversores venden activos con rentabilidades (TIR) bajas o negativas para comprar instrumentos más arriesgados, reduciendo con ello los costes de financiación para las empresas y –no sin controversia– el atractivo de la divisa de una economía en un mundo en que la devaluación competitiva se considera deseable. No obstante, esta entrada del blog se propone capturar otras consecuencias de los tipos negativos, algunas imprevistas, y otras que a su vez crean problemas diferentes para las autoridades.

He comenzado esta lista con diez observaciones, pero tengo previsto actualizarla periódicamente a medida que se desarrolla el Mundo de Tipos Negativos (MTN) a lo largo de los próximos meses o años. Me gustaría pedirles su ayuda para detectar cualquier cambio conductual interesante y noticias importantes desde un punto de vista histórico. No duden en compartirlas en la zona de comentarios más abajo, o enviándonos vínculos a través de Twitter (@bondvigilantes) o por correo electrónico. Los hechos con fuentes contrastadas son los mejores, pero también consideraré datos anecdóticos. Algunos de los vínculos que figuran a continuación podrían requerir suscripciones, otros no.

  1. Si es usted una organización con grandes cantidades de liquidez, los tipos de interés negativos son un coste inesperado. Por ejemplo, las compañías de seguros se han acostumbrado a recibir primas de sus clientes y a lograr rentabilidad invirtiendo ese dinero. En un mundo de tipos negativos, el pago anticipado de una prima supone un lastre para su rentabilidad. Esto es válido para todas las empresas: los pagadores tardíos se convierten en sus clientes más valiosos. También vale para las autoridades tributarias. En el cantón suizo de Zug, Hacienda ha pedido a los contribuyentes que aplacen el pago de sus impuestos todo lo que puedan. Zug calcula que ello ahorrará 2,5 millones de francos suizos anuales al cantón.
  1. Las ventas de cajas de seguridad se están disparando. Retirando su dinero de una cuenta bancaria y guardándolo bajo llave en casa, o en un lugar seguro, puede usted garantizar que el peor tipo de interés que va a recibir es el 0%. También será inmune a eventuales quitas sobre depósitos si un sector bancario se ve en apuros (como fue el caso de Chipre). La cadena de ferreterías japonesa Shimachu afirma que las ventas de cajas fuertes son 2,5 veces superiores a las de hace un año.
  1. Pero los hogares no son los únicos en acumular dinero en efectivo para evitar tener que pagar para ahorrar. La reaseguradora alemana Munich Re está experimentando con el almacenamiento físico de billetes, comenzando con 10 millones de euros.
  1. Si el almacenamiento de dinero físico trastorna el mecanismo de transmisión, ¿qué pueden hacer los bancos centrales para dificultarlo? Desde el BCE, Mario Draghi ha sugerido que podría eliminar el billete de 500 euros, que representa alrededor del 30% del efectivo en circulación. El argumento esgrimido fue que el crimen organizado utiliza este billete como reserva de valor, y no que supone un inconveniente para el funcionamiento de la política monetaria, aunque esto último es claramente un factor.
  1. Las autoridades financieras también podrían impedir –ya sea explícitamente mediante regulación, o a través del viejo método del «alzamiento de cejas»– la retirada de grandes sumas de dinero por parte de bancos, fondos de pensiones y aseguradoras. En Suiza, un banco parece haberse negado a permitir a un fondo de pensiones retirara en forma de billetes una suma importante de efectivo de su cuenta. Aparentemente, el BNS ha pedido a los bancos que sean «restrictivos» con tales pagos, para disgusto de la asociación de fondos de pensiones suizos.
  1. Los tipos de interés negativos conllevan una carga tecnológica y administrativa. Las entidades financieras han tenido que cambiar sistemas informáticos y alterar contratos jurídicos (por ejemplo los acuerdos ISDA para swaps) y documentación de bonos (cláusulas suelo en bonos flotantes).
  1. En febrero de 2016, el Euribor a 12 meses pasó a ser negativo por primera vez en la historia. Debido a este desarrollo, los propietarios de inmuebles españoles –cuyos pagos de intereses hipotecarios se basan en esta medida y no tienen suelos fijados al 0%– están viendo sus gastos desplomarse. El banco español Bankinter también ofreció hipotecas ligadas a los tipos de interés suizos, y la entidad debe pagar dinero cada mes a algunos clientes en concepto de intereses (en la práctica, el banco está reduciendo el capital principal del préstamo en lugar de desembolsar efectivo). El mercado hipotecario español se mencionó con frecuencia como el motivo por el que el BCE nunca adoptaría tipos negativos, ya que ello tendría un gran impacto sobre los resultados de los bancos. En el Reino Unido, el Banco de Inglaterra ha blandido un argumento similar –relacionado con el sector de las building societies (entidades de crédito inmobiliario)– para justificar el mantenimiento de los tipos de interés en un nivel relativamente elevado del 0,5%.
  1. Por su parte, el sector bancario suizo se ha visto afectado por un escenario diferente. De forma perversa, los tipos hipotecarios ofrecidos por los bancos suizos subieron después de que los tipos de interés se tornaran negativos. Los bancos minoristas locales se dieron cuenta de que les costaría repercutir a los depositarios los tipos de interés negativos que se les aplicaba a ellos el BNS por sus reservas. Para mantener sus beneficios a un nivel similar, tuvieron que aplicar tipos superiores a los prestatarios, con lo que las tasas de crédito han subido. Las aseguradoras suizas también ofrecen hipotecas, y se financian a través de emisiones de bonos a largo plazo en lugar de depósitos. Esto les ha permitido repercutir los tipos de interés más bajos a los inversores, y su competitividad relativa respecto a los bancos ha mejorado.
  1. Como hemos visto, la capacidad de retirar billetes del sistema oficial puede interferir con el mecanismo de transmisión de la política monetaria, al crear un suelo del 0% en los tipos de interés para quienes lo hacen. Esto significa que el tema del dinero electrónico ha pasado a ser relevante. En general, las economías modernas ya se están moviendo en esta dirección de todos modos: tarjetas de crédito, transacciones mediante el móvil, PayPal y la banca electrónica se han desarrollado de forma exponencial en los últimos años. En Suecia, el dinero al contado representa solamente un 2% de la economía, frente al 7,7% en Estados Unidos y el 10% en la eurozona. En parte, la reducción del empleo de monedas y billetes en Suecia obedeció a nuevas reglas dirigidas a reducir la elusión tributaria, aunque el país escandinavo también es de los primeros en adoptar nuevas tecnologías. La reducción del efectivo en circulación significa que hay menores lugares en los que esconderse de los tipos negativos. ¿Podrían las autoridades eliminar completamente el papel moneda? Es algo que incluso Andy Haldane, del Banco de Inglaterra, ha discutido en el contexto de la implementación de tipos de interés negativos. No obstante, les aconsejo que nunca debatan algo así en público, porque saca totalmente de quicio a algunas personas.
  1. A fin de mitigar las consecuencias imprevistas de los tipos negativos, la mayoría de los bancos centrales han tratado de minimizar su efecto negativo sobre la rentabilidad de los bancos introduciendo tipos de interés por tramos. De este modo, aplican tipos diferentes a distintas porciones de las reservas de los bancos. En Japón, por ejemplo, las reservas mantenidas antes de que los tipos de interés pasaran a ser negativos todavía reciben un interés del 0,1%. En general, se incentiva a los bancos para que no conviertan reservas en billetes, ya que tal reducción se aplica al tramo que recibe el interés más alto, no al más negativo. Este blog de J P Koning trata bien este tema.

¿Nos hemos dejado algo?

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

Categorizado como: Sin categorizar

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *