El impacto del resultado de las elecciones en el sector farmacéutico y en los mercados high yield de EE. UU.

Como James mencionaba esta mañana, la respuesta de los mercados europeos de deuda high yield ante la victoria de Trump ha sido bastante benigna. El mercado high yield estadounidense, como era de esperar, ha reaccionado de forma algo más pronunciada, pero no tan severa como la renta variable europea o los futuros sobre el S&P. El índice US CDX –un indicador de derivados de crédito sobre emisores high yield americano muy parecido al Itraxx Crossover europeo– cayó inicialmente dos puntos –un 1,3%–, pero desde entonces se ha recuperado cerca de medio punto (un 0,5%).

slide1

Tendremos que esperar a que el mercado estadounidense abra completamente para ver cómo evolucionará la situación a lo largo de la jornada, pero vale la pena mencionar que los subsectores individuales responderán de forma diferente al resultado. El de la salud es un sector concreto que no debería perderse de vista: es probable que la victoria de Trump genere volatilidad en esta área, tanto al alza como a la baja.

Con una presidencia de Trump y un Congreso republicano, no hay duda de que habrá nuevos llamamientos a la revocación del Obamacare –la Ley de Atención Sanitaria Asequible (ACA, por sus siglas inglesas)– o al menos a ajustarla de forma significativa. Esto podría conllevar una presión negativa sobre los operadores de hospitales, que conforman un porcentaje significativo del mercado high yield (cerca del 5% del índice Bank of America U.S. High Yield). En teoría, bajo tal escenario, estas compañías podrían experimentar un aumento en el número de pacientes sin seguro. Además, la incertidumbre en torno al futuro de la ACA podría ejercer una presión negativa en las compañías de atención médica dirigida. Aunque la mayoría de estas empresas tienen calificación grado de inversión, hay unos cuantos emisores high yield que podrían verse afectados.

slide2

Por el contrario, bajo una administración Trump y un Congreso republicano se anticipa una menor presión sobre los precios y los costes de los fármacos. Esto podría dar especial impulso a los fabricantes de medicamentos de especialidad del segmento high yield. Además, cabe esperar apoyo bipartidista para la aprobación más rápida de genéricos, lo cual beneficiaría a los fabricantes de estos medicamentos (aunque tal vez a expensas de los fabricantes de medicinas de marca).

Trump también ha defendido la negociación directa de los precios de los medicamentos de la Parte D de Medicare (cobertura para recetas médicas) y la reimportación de fármacos, lo cual podría traducirse en pérdidas moderadas para las farmacéuticas. Estas medidas no han sido un pilar de la campaña de Trump, y no se anticipa que prosperen mucho en el Congreso.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

Categorizado como: EE.UU.
Etiquetado:

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *