Carta desde Washington DC. La conferencia sobre deuda soberana del FMI.

El FMI celebró recientemente una conferencia pública sobre deuda soberana durante dos días en Washington DC, ciudad donde tiene su sede. ¿Cómo la medimos? ¿Cómo la han reducido los gobiernos en el pasado, por ejemplo en los periodos posteriores a las dos Guerras Mundiales? ¿Cómo puede soportar Japón niveles de deuda de más del 200% del PIB, mientras que otros países han incurrido en impago sin tener prácticamente deuda pública? Y, cuando las cosas van mal, ¿cómo arreglamos el lío de una reestructuración a falta de normas legales comunes o un concepto de «quiebra» estatal?

La conferencia se programó para que varios autores presentaran y debatieran sobre los capítulos de un nuevo libro, Sovereign Debt: A Guide for Economists and Practitioners, que será publicado en 2019. El libro va a incluir historia y algunos datos magníficos, y será una obra imprescindible para los inversores en renta fija.

En este breve vídeo, comento algunos de estos debates. El FMI es conocido por sus perspectivas mundiales pesimistas y, sobre todo, sobre el volumen de deuda pendiente (actualmente muy superior a la deuda total que soportábamos antes de la Gran Crisis Financiera), y había razones de sobra para ser pesimistas. En particular, los países de menor renta (el subgrupo de países más pobres de los mercados emergentes) han aumentado considerablemente su nivel de endeudamiento en los últimos años. Además de las emisiones de deuda pública, preocupan sus garantías estatales no declaradas, así como los préstamos directos y opacos proporcionados por China, que probablemente sean ser prioritarios desde el punto estructural con respecto a los bonos. También inquieta que en los últimos años los fondos de inversión y fondos cotizados (ETF) tengan cada vez menos posiciones de deuda de mercados emergentes líquidos. Según un dicho belga utilizado por un ponente: «La confianza llega a pie, pero se marcha a caballo».

Los borradores de la conferencia del FMI pueden consultarse aquí.

Tenga en cuenta que el video está en ingles.

 

Comentar el artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *